Los macabros recuerdos del mayor criminal de la historia de EE.UU., que confesó 93 asesinatos

Un hombre de 79 años, que afirma haber matado a más de 90 mujeres, ahora es considerado el asesino serial más prolífico en la historia de Estados Unidos, anunció la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que todavía no puede cerrar todos los casos que rondan su oscura historia. Se trata de Samuel Little, quien confesó 93 asesinatos, principalmente de mujeres, en diversas ciudades, entre 1970 y 2005.

Littler permanece ahora en una celda en Texas, donde cumple cadena perpetua desde 2014 por tres asesinatos. Los investigadores federales creen que todas sus confesiones son creíbles y aunque hasta ahora solo pudieron confirmar 50 confesiones. Para lograrlo, pidieron al criminal que dibujara a las víctimas y contara todo lo que supiera sobre ellas para, a partir de esos datos, pedir ayuda a la población para identificarlas.

En una de las confesiones realizadas en un video, Little describió con calma el asesinato de una mujer negra en Nueva Orleans en 1982, a quien recordó haberse reunido en una fiesta de cumpleaños. Relató que llevó a su víctima, de entre 30 y 40 años, de la fiesta a un canal que estaba siendo dragado en ese momento. “La agarré por las piernas y la tiré al agua. Es la única a la que maté por ahogamiento”, dice. “La dejé con la cabeza todavía en el agua. La mitad de su cuerpo bajo el agua y los muslos y las piernas en la orilla”.

Little también admitió haber arrastrado el cuerpo de una adolescente transgénero al agua de un pantano en Miami en 1972. Dijo que la mujer se llamaba Marianne y que no cree que se haya encontrado su cuerpo. Little también fue filmado confesando haber estrangulado a una mujer negra hasta la muerte en Arkansas, en algún momento entre 1992 y 1994. Recordó que la mujer, que creía que se llamaba Ruth, era “demasiado grande para que yo la cargara”, por lo que arrojó su cuerpo sobre una pila de ramas cerca de un campo de maíz.

“Algunos cuerpos nunca se encontraron”, dice el FBI

asesino serial samuel little fbi

Algunos de los cuerpos que Little dijo que arrojó nunca fueron encontrados. El FBI dijo que las muertes de muchas de las víctimas que Little confesó haber sido asesinadas se consideraron originalmente muertes por sobredosis o se atribuyeron a causas accidentales o indeterminadas. “Durante muchos años, Little creyó que no lo atraparían porque pensó que nadie estaba contando a sus víctimas”, dijo Christie Palazzolo, una de las investigadoras del FBI. “Aunque ya está en prisión, el FBI cree que es importante buscar justicia para que cada víctima cierre todos los casos posibles”.

Little, un boxeador en su juventud, se ensañó principalmente en drogadictos y prostitutas durante su raid de asesinatos desde los años 70. Pero no fue sino hasta 2012 cuando las autoridades comenzaron a desentrañar su serie de homicidios después de que fue arrestado en un refugio para homeless en Kentucky y extraditado a California para enfrentar cargos por tenencia de drogas. Cuando estaba bajo custodia, encontraron evidencia de ADN que lo vinculaba con tres asesinatos de casos sin resolver en Los Ángeles entre 1987 y 1989.

Las tres mujeres habían sido golpeadas y estranguladas con sus cuerpos arrojados a un callejón, un basurero y un garaje, respectivamente. Por ello, Little fue sentenciado en 2014 a cadena perpetua, pero el FBI no cesó en su investigación, que conectó al criminal con cada vez más casos de asesinatos sin resolver en todo el país. Ya tras las rejas, dio a las autoridades una lista de las 90 mujeres y el nombre de la ciudad en la que las mató.

El FBI confirmó que Little puede recordar a sus víctimas y los asesinatos con gran detalle, pero que es confuso en las fechas exactas y no recuerda todos los nombres. Actualmente muy enfermo, Little nunca mostró remordimiento o arrepentimiento por haber llevado a la muerte a casi un centenar de mujeres y probablemente pasará los últimos años de su vida en la prisión de Texas. “¿Si Dios me ha hecho así, por qué voy a pedir perdón?”, le preguntó a los investigadores.

Clave del caso. El exboxeador, conocido también como Samuel McDowell, fue arrestado por primera vez en 2012 en un refugio de indigentes en Kentucky y extraditado a California para enfrentar acusaciones por drogas. Una vez ahí, pruebas de ADN lo vincularon a tres casos sin resolver, lo que los llevó en 2014 a una condena por el asesinato de tres mujeres en Los Ángeles entre 1987 y 1989. Samuel Little confesó 93 homicidios, la mayoría de mujeres, entre 1970 y 2005, dijo el FBI, que lo convirtió en el peor asesino de los EEUU tras superar las 49 muertes de Gary Rigway, el asesino de Green River.

D.S.